La mayoría de emprendedores no somos Steve Jobs

  • mayo 21, 2015

Todos los emprendedores queremos ser Steve Jobs. Repetimos sus frases célebres en Twitter. Inspiramos con su charla en Standford a cualquier incauto. Nos tatuamos en las nalgas “Stay hungry…Stay foolish” (una parte en cada cachete). Admiramos públicamente su visión de negocio. Y cómo no, adquirimos compulsivamente su legado en la tienda Apple más cercana, como agradecimiento eterno a tanta sabiduría compartida.

Es indudable que los logros de este hombre, fumeta donde los haya en sus tiempos de jovenzuelo, está al alcance de muy pocos. Es indudable también que él sigue siendo uno de los estandartes de la nueva economía; Apple es la empresa de mayor valoración en el mercado). Y es indudable también que la calidad de los productos que él se empeñó en crear, no solo no tienen competencia, sino que consiguen que ésta siempre parezca tristemente obsoleta y falta de innovación.

Lo que no es tan conocido, y tal vez no se quiera conocer es el lado menos amable de este profeta de la usabilidad. Pocas veces, por no decir ninguna, he visto una imagen compartida con orgullo en la que aparezca como quote firmada por Jobs algo como “Trabaja 90 horas a la semana o lárgate.” o “No hagas vacaciones en 20 años si quieres triunfar en los negocios.”. Como tampoco se alardea del comportamiento tiránico que el genio de la manzana mostraba hacia sus colaboradores.

No hay secretos. Solo vendas en los ojos y muchas ganas de obtener duros a cuatro pesetas. Ni todo es tan bonito, ni todo es tan sencillo. El trabajo es lo que cuenta. El esfuerzo, la dedicación exclusiva y la renuncia constantes son mantras en el camino al éxito, sea cual sea . El resto son solo farfulladas e ilusiones que conducen tarde o temprano a la frustración, a una mayúscula hostia.

Pretender ser Steve Jobs, sin tomar en consideración la realidad de su día a día es como pretender ganar una guerra con Teletubbies. Puedes creer ciegamente en la victoria y combatir hasta la extenuación repartiendo abrazos, pero lo más probable es que te vuelen la cabeza en cuanto ésta asome por la trinchera.

Reconozcámoslo, Steve Jobs molaba lo justo.

NOTA: La realidad en nuestro país es ésta: En España hay 1,5 millones de emprendedores, pero el 93% abandona sus proyectos cada año, según M. Á. Robles, de Iniciativa Pyme.



Sobre el autor

Enric Romero

Éste soy yo. Redactor, disruptivo por vocación y con una suave tendencia al inconformismo. Fundador de Enrenow: una agencia...

Copyright © 2014 Enric Romero Godó Marketing, Storytelling y Branded Content para todos los públicos.